Las 6 mayores ideas erróneas sobre las aplicaciones móviles

Para cualquier empresa de cualquier sector, una aplicación móvil es un indicador del éxito actual y una necesidad futura. El uso omnipresente de los dispositivos móviles por parte de las personas y su creciente afición por el comercio electrónico y el comercio móvil ha llevado a los magnates de los negocios a hacer fundamental el desarrollo de aplicaciones móviles para las empresas.

La cuestión que se plantea hoy es qué tipo de app aportará más valor a la empresa: nativa o PWA; cómo se puede mejorar la experiencia de usuario y la interfaz de usuario de la app; y cuál será la estrategia de marketing de la app o la siguiente actualización.

Pero incluso con las aplicaciones, mucha gente cree en mitos sobre ellas, y esto dificulta considerablemente las operaciones. Estos mitos son obsoletos, pero la gente todavía tiende a creer en ellos y a crear barreras para que su propio negocio sea transparente y rentable. Levantemos el velo sobre algunos de ellos.

1. Usuarios y clientes son sinónimos

Un usuario puede ser cualquier persona que utilice su aplicación con cualquier propósito: puede ser para buscar cualquier dato o puede ser simplemente para divertirse, para experimentar, para pasar el tiempo libre. Cuando los usuarios están dispuestos a pagar por su aplicación, a realizar una compra o a hacer un pedido, es cuando realmente se convierten en clientes.

El proceso de transición de usuarios a clientes lleva bastante tiempo. Por término medio, una aplicación pierde 77% de usuarios activos cada día durante los tres primeros días tras su instalación, y 90% desaparecen en un mes. Los 10% restantes son clientes reales de su aplicación. Estas estadísticas no deben hacer que te rindas o te desanimes con tu propia aplicación. Por el contrario, es un incentivo para seguir desarrollándose, transformar su negocio y trabajar activamente con sus usuarios.

Las 6 mayores ideas erróneas sobre las aplicaciones móviles

2. una buena aplicación no necesita marketing

¿Realmente crees eso? Si es así, vamos a tener que decepcionarle considerablemente. Por muy impresionante y vanguardista que sea tu idea de aplicación móvil, la gente no la conocerá hasta que te esfuerces en hacerla visible. Para convertir sus esfuerzos en ingresos, hay dos opciones para atraer a los usuarios:

  • Descargas orgánicas: es cuando envías tu aplicación a la tienda de aplicaciones (Google Play Market o AppStore), la promocionas en las plataformas sociales y en el espacio digital de cualquier manera que puedas, y empiezas a recibir tráfico que luego se convierte en clientes. Y sí, tienes una aplicación de éxito con descargas orgánicas.

  • Descargas inorgánicas: Para aumentar el número de descargas de la aplicación, primero hay que publicar anuncios, que son la única forma de que los usuarios lleguen a tu aplicación. Pero es muy probable que el rendimiento de estas descargas sea relativamente bajo al principio, porque los usuarios aún no han conocido su aplicación, pero el dinero ya se ha gastado en campañas publicitarias.

3. Los usuarios han dejado de descargar aplicaciones

El año pasado, el número de descargas de aplicaciones en Google Play Market y AppStore superó los 90.000 millones. Esto representa una tasa de crecimiento anual de 15%, y en términos de ingresos, 13.000 millones de dólares, o incluso más. Las empresas que sucumban a este mito frenarán el desarrollo de su marca desde el principio.

La verdad es que los usuarios buscan invariablemente la comodidad, y si su oferta resuelve algunos de sus problemas, sin duda lo apreciarán. El mercado de las aplicaciones sigue en auge, y su negocio tiene una buena oportunidad.

4. Las aplicaciones móviles son caras

El coste de las aplicaciones móviles depende del número de funciones que se quieran integrar en ellas. A primera vista, puede parecer mucho dinero, pero las aplicaciones suelen amortizarse rápidamente.

Algunas empresas no investigan exactamente para qué necesitan la aplicación, cómo se puede utilizar y qué características se necesitan, lo que hace que el proceso de desarrollo sea más complicado, largo y costoso. Para evitar pagar por funcionalidades innecesarias y perder las correctas, hay que hacer primero un análisis detallado del mercado, los competidores, el público objetivo y los procesos empresariales internos. La verdad es que el desarrollo de aplicaciones no cuesta tanto, y la falta de conocimiento e investigación lo hace más costoso.

Las 6 mayores ideas erróneas sobre las aplicaciones móviles

5. La aplicación móvil necesita Internet

Por supuesto que no. Usted decide cómo funcionará su aplicación. Algunas características pueden funcionar sin conexión alguna, otras necesitarán una para funcionar completamente, pero esto es solucionable. Las aplicaciones pueden trabajar sin conexión, sincronizando los datos en el backend en cuanto el usuario se conecta a la red.

Veamos un ejemplo. Ha instalado aplicación móvil para el servicio de automóvilespero no tienes acceso a Internet. No obstante, una vez que abres la app, puedes ver tu historial de visitas, consejos útiles, lista de precios e incluso un catálogo de productos relacionados, ya que los talleres de reparación de coches no tienen tanto catálogo. Sí, no podrás inscribirte en una inspección, por ejemplo, sin conexión a Internet, pero puedes enviar una solicitud, que será procesada automáticamente por el sistema en cuanto vuelvas a tener acceso a Internet.

6. El futuro es de los bots, no de las aplicaciones

Todas las listas de predicciones para el año en curso mencionan las próximas tendencias de los bots. Un rumor masivo se extiende por todo el mundo: las aplicaciones van al cementerio y los bots son los nuevos gobernantes. No queremos restar importancia y capacidades a los bots en absoluto, pero hay funciones que no están disponibles para ellos, o que son mucho más rápidas de hacer por tu cuenta en una app que a través de messenger. Las aplicaciones han sido, son y seguramente serán demandadas. No hay que pensar en ello. Un consumidor utiliza 35 aplicaciones cada mes. Los robots sólo aumentan esa cifra, no la reducen. Las dos tecnologías no compiten, se complementan.

Conclusiones

Las aplicaciones móviles han demostrado su utilidad y popularidad en más de una ocasión. Sorprendentemente, algunas personas siguen equivocándose en algunos puntos. Esperamos que nuestro artículo le haya ayudado a entender todos los matices y que tome una decisión informada sobre cómo seguir escalando su negocio.

Deja un comentario

es_ESSpanish